Home

 

Empecemos hoy con el sector público, porque Bravo presiona para aplicar los permisos recuperables a los funcionarios según Lv, que VP suaviza a Bravo tantea a los sindicatos para aplicar el permiso retribuido a los funcionarios.

Como mucha gente mira mal en este punto a los políticos Morera propone que Les Corts trabajen en julio y agosto y Cantó que dejen de recibir bonificaciones por los plenos no celebrados (LP), que en VP es sólo Morera abre la puerta a habilitar agosto para recuperar los plenos perdidos por el coronavirus. EM despersonaliza en Las Cortes habilitarán meses de verano para recuperar plenos.

De todas formas, Lv ve una Concentración de poder en el Palau, desde donde Ximo Puig dice a LP que “No estamos en condiciones de ofrecer a otras regiones aquello que no tenemos”. Por eso EM saca Las UCIs valencianas, al 68%: “Seremos solidarios… si podemos”. Sin embargo LV ve que La Comunidad Valenciana abre la puerta a acoger enfermos de otras autonomías. Mientras, Ribó solo destina 10 millones para vecinos y empresas desde el inicio de la crisis, según LP.

Pues cuenta VP que El Consell aflora 481 millones de euros de facturas ‘en el cajón’ de entre 2016 y 2019. Y de ‘brownie’, Antifraude cifra en medio millón el fraude del cártel de las productoras, revela LP. Además, La Agencia Antifraude recrimina a las Corts la opacidad en las cuentas de los grupos parlamentarios: “Deberían ser objeto de fiscalización independiente”, saca ED.

Como guinda, atentos a El escrito de los sanitarios a los gerentes por falta de material: “Le hago a usted responsable” que saca hoy LR.

Hasta mañana.

Empecemos por lo material. El Consell ve “insuficiente” el material sanitario y pide al Gobierno más esfuerzos, asegura LP, que en LR es La Comunitat Valenciana considera insuficiente el reparto de material por parte del Gobierno, lo que da pie a EDV para titular Resurge la tirantez en el PSOE tras las nuevas medidas del estado de alarma. Por su parte VP revela El gran enigma: en Sanidad nadie sabe de cuántas camas UCI se dispone en la Comunitat, en ABC vemos que El Sindicato Médico denuncia la falta de sedantes para tratar a enfermos graves de Covid-19, y LR pone que La Generalitat ha pedido 200 respiradores a a China y espera que “algunos” lleguen hoy. EM saca Geriátricos: Fiscalía certifica el caos: mascarillas cedidas por chinos caducadas y reutilizables. Para Lv, El modelo autonómico se resiente.

En lo personal, Bravo estudia aplicar el permiso retribuido a los funcionarios sin tareas, según Lv. PP y Cs reclaman a Puig que aplique un ‘ERTE’ al Consell, recoge LP, con Cs pide quitar el plus por residir lejos de las Cortes durante la pandemia en EM. Ribó niega el teletrabajo a los funcionarios con ancianos dependientes tras habérselo concedido, saca OKD. Y La avalancha de ERTE en la Comunidad desborda a la conselleria de Economía que lleva EM.

En lo político, El Consell exige mejor financiación aunque este año recibirá mil millones más (LP), y Sin expediente y con pago anticipado: el Consell se da manga ancha en los contratos contra el Covid-19 (VP).

Para acabar, Un centenar de religiosas de un convento de Godella lanza un SOS de ayuda al paralizar el coronavirus la actividad con la que se sostenían, de EPDA.

Hasta mañana.

Empecemos por el cierre de la actividad económica no esencial. Las patronales valencianas cargan contra el cierre y Ximo Puig pide flexibilidad al Gobierno, titula EM. Los empresarios valencianos estallan contra el Gobierno por la gestión económica del coronavirus, cuenta LP. En VP hay doble titular al respecto: La CEV acusa al Gobierno de cargar a las empresas las consecuencias de la crisis, y AVE: “El parón de la actividad económica tendrá efectos devastadores sobre empleo y economía”. LR se queda sólo con los segundos: AVE cree que el parón de la actividad económica será devastador.

En la vertiente política de esa decisión, EDV dice que Puig pide a Sánchez que el sector cerámico no se vea obligado a cerrar, que en ED es Parte de la industria cerámica sigue trabajando gracias a la moratoria de 24 horas al cierre de la actividad no esencial. En LR leemos que El presidente Puig reclama a Sánchez “flexibilidad exigente”. Y en Lv, Puig pide adaptar el cierre a la Comunitat pero evita críticas. No así en LP Oltra, sobre el Gobierno: “Al final somos las autonomías las que sacamos las castañas del fuego”. VP lo resume en Sálvese quien pueda: pelea entre Sánchez y las CCAA por culparse del auge del coronavirus. Y EM tercia con Isabel Bonig: “La colección de errores de Puig y de Sánchez está siendo notable”.

Mientras tanto, El aumento un 30% de las pruebas aflora un 50% más de casos al día, cuenta Lv, que en ABC es El aumento de pruebas dispara los casos de coronavirus: 750 nuevos en un día. O La cifra de nuevos contagios se dispara a 30 cada hora tras la recepción de más test dice LP, que en ABC es La curva de casos se dispara mientras el pico del COVID-19 tardará en llegar.

Sobre fiascos tenemos La cara valenciana de las compras fallidas del Ministerio de Sanidad (LP). Y Un sindicato avisó en enero a Sanitat del desastre que iba a pasar (EDV).

Y además, El Consell hace comisionada a la ingeniera Nuria Oliver para estudiar los datos de móvil de los valencianos, explica LP.

De guinda, de este blog, Presidente, lo siento.

Hasta mañana.

He visto al presidente en televisión. No tenía ninguna excusa para no hacerlo, porque la circunstancia laboral no empece la vocación profesional. Lo hago mucho últimamente los fines de semana, lo de verle digo. Le escucho y le observo. Y tomo notas.

Y lo primero que he de decir esta vez es que he visto a Pedro Sánchez cansado. Y lo siento. Los más veteranos recordarán que a Felipe González hubo un tiempo en que se decía que le pintaban las sienes para salir en televisión y dar la impresión de que se desvivía por el país. No sé si era cierta la treta. A Sánchez no creo que vaya a hacer falta, le deben estar saliendo canas sin más incentivo que el de la rabiosa actualidad. Más rabiosa imposible. Y quiero recordar que Sánchez pilota la nave en la que vamos todos. Convendría por tanto que estuviera fresco para tomar decisiones, a ver si alguna vez lo hace a tiempo. Por eso no creo conveniente disparar sin pausa al pianista desafinado porque es el único disponible para acabar esta canción, aunque eso no debe tampoco amordazar la legítima y fundada crítica, no así la gratuita. Y no me vale que los coristas del teclista se quejen del trato, que es el que ellos dispensaron en su día a los antecesores del actual inquilino de La Moncloa por bastante menos. Legitimidad y coherencia.

No le arriendo pues las ganancias a nadie de quienes hoy en día tienen papel en esta crisis, independientemente de su acierto. El Gobierno no trajo el virus, pero tampoco parece que haya estado especialmente diligente en las semanas previas al desastre. Crisis que de momento se salda en lo político con 0 responsables. Del fiasco de los test, nadie. De las cada vez más abundantes pruebas de que el Gobierno antes del 8-M ya podía saber que venía algo gordo, tampoco (el altísimo cargo de la Policía que sale en las ruedas de prensa matinales ha confirmado y reconfirmado que buscaba mascarillas en enero). La táctica parece ser desviar las responsabilidades a la Unión Europea, que “se la juega” si no es solidaria, y a todos los que organizaron o acudieron a algo el 8-M o los días de Fallas, aunque no tuvieran el mismo nivel de información que el Gobierno y sus expertos. Nadie previó, es cierto, que la tragedia llegara a tanto, a los 800 muertos diarios (antes 700, antes 500, ¿después?). Pero, con los antecedentes, se tenía que haber hecho. Y en consecuencia se tenía que haber actuado antes, y sin dejar intervenir ni a Pepe Gotera ni a Otilio.

He dudado, y a estas alturas del relato aún dudo, si titular esta crónica urgente con la frase “todo lo que puedo ofrecer es sacrificio, resistencia y moral de victoria”, que es del presidente. Pero como estamos en la tesis de dos párrafos más arriba lo dejo aquí abajo, y añado sólo que yo del piloto de la nave, del pianista de la cantina, y del presidente del Gobierno espero algo más que el sacrificio, la resistencia y la moral de victoria. Las nuevas medidas, que pretenden verle pronto el pico a esta rapaz, han sido la de prohibir (¡qué lejos el mayo del 68!) los despidos (las crisis siempre las pagan los trabajadores del sector privado, por eso la gente quiere ser funcionaria), y limitar la movilidad a los trabajadores de los servicios esenciales. Los que se queden a partir de ahora en casa tendrán que devolver los días de cierre, que serán considerados ‘permisos retribuidos’ pagados al 100% ya no por el Estado (como en el caso de los ERTE, al 70%) sino por los empresarios, a los que va a haber que oír, ojo al dato. De momento sabemos que los periodistas somos esenciales, y que las obras de la construcción no lo son. Pero, ¿qué pasa con los que hacen cartones para las cajitas de las medicinas?

Bien, vamos a subir al pico, a bajar la curva, a oficializar lo de ‘Balconia’ que ha inventado Álvarez-Gundín, a guardar las balas del fuego cruzado sean o no de plata (en esto último no tengo muchas esperanzas depositadas), a pedir citas en psicólogos y psiquiatras, y, mientras tanto, a pensar bien qué es lo que hacemos. La diligencia en aplicar las medidas sociales anunciadas (las económicas merecen capítulo aparte) va a ser determinante para la segunda parte de la batalla, el mantenimiento de la paz social. A ver cuándo cobran los de los ERTE, que muchos no podrán pasar demasiado tiempo sin ingresos. En Palermo han empezado los saqueos en las tiendas y las incendiarias movilizaciones en las redes. Aunque no creo que aquí lleguemos a tanto, hagamos caso a las señales que emite Italia, aunque sólo sea por una vez.

A %d blogueros les gusta esto: